Tu derecho a trabajar

Todos respetamos tu derecho a trabajar el día de la huelga. Muchos te llamarán esquirol, otros tantos traidor, y otros no querrán volver a hablar contigo, pero debo decirte que yo comprendo perfectamente que tienes derecho a trabajar el día de la huelga, que los líderes sindicales pueden permitirse con sus sueldazos un día libre, pero ese no es tu caso. Total, lo único que se pierden son unos pocos derechos que son insostenibles en una crisis como la que estamos, y que seguro que vuelven cuando acabe la crisis. ¿O no?

Ahora que ya hemos aclarado esto, permíteme que te cuente una de estas historias que se pierden en las páginas de libro de historia. Ocurrió en la ciudad de Chicago, en el año 86. En 1.886 para ser más exactos. Por aquel entonces, las leyes estadounidenses permitían la jornada de 18 horas diarias, y unos cuantos idealistas llevaban años reclamando la jornada de ocho horas. La patronal y el gobierno ignoraron estas peticiones, hasta que el 1 de Mayo se decidió convocar una huelga general indefinida. Entonces, se inició una campaña de desprestigio hacia los convocantes de la huelga, usando la prensa oficial para decir que no representaban a nadie y que querían cargarse el país ¿os suena eso?. A pesar de todo ello, muchos trabajadores decidieron ir a la huelga. En este punto es imprescindible recordar que el despido era libre y gratuito, y que los trabajadores apenas tenían para comer, así que su sacrificio fue inmenso.

Durante la huelga se produjeron numerosos incidentes. El día tres de Mayo la policía resolvió un altercado disparando contra los trabajadores que se encontraban en una protesta, causando seis muertos y decenas de heridos. Lejos de amedrentar a los trabajadores, esta represión solo consiguió aumentar su cabreo, siendo convocada para el cuatro de Mayo una protesta en Haymarket Square (Chicago). Esta protesta también fue disuelta de forma violenta por la policía, aunque en este caso se produjo un incidente adicional: un desconocido lanzó una bomba contra la policía. Se produjeron ocho detenciones, y en una farsa de juicio cinco de estos detenidos fueron condenados a muerte. Estas cinco personas se conocen actualmente como “mártires de Chicago“, y en su honor se celebra el “día del trabajo” el primero de Mayo de cada año. A día de hoy, en muchos sectores la jornada de ocho horas diarias es un hecho, aunque es un derecho que vuelve a estar cuestionado.

Bien, parece que me he desviado demasiado. Solo te pido que, si decidiste trabajar durante la huelga, disfrutes de un grado más de calor subiendo la temperatura de tu calefacción, o de una televisión una pulgada mayor. Has ejercido tu derecho al trabajo en un día de huelga y has ganado ese dinero que puedes gastar como quieras. Ahora bien, cuando disfrutes de ese dinero, piensa que el derecho que acabas de vender fue pagado con sangre de trabajadores que apenas tenían para comer, y que si algún día tus hijos quieren recuperarlo tendrán que volver a pagar sangre.

Un saludo y espero que no pierdas el sueño.

Hola de nuevo

Hola sucia rata, ha llegado el momento de escribirte una entrada personalizad. Te conozco desde siempre, y aunque adoptes varios nombres tu actitud no cambia ni cambiará. Ya de crío eras el tocapelotas que todo lo quería saber y todo lo quería controlar, y desde entonces no has cambiado.

Pasó el colegio y llegó la universidad, y adoptaste dos figuras. Eras el profesor inútil que te recomendaba estudiar cosas y hacer trabajos que no tenían ningún sentido, mientras que también eras el que había dejado los estudios y estaba cobrando una pasta y dentro de poco se comería el mundo.

Han pasado los años y te sigo viendo en cada empleo, en cada calle y en cada bar. He de reconocer que has cambiado, ya no eres el tocapelotas que se dedicaba a meterse en la vida de los demás sin motivo aparente. Ahora tienes un objetivo claro, seguro que ya has planeado donde vas a estar dentro de 10 años. Mucho más alto que ahora, con mucho mejor sueldo, o con una mayor empresa si posees tu propio negocio, posiblemente con mucha gente a tus ordenes. Por supuesto, tus hijos o futuros hijos irán a un colegio elitista para no mezclarse con la chusma de la sociedad. Tus objetivos ocupan toda tu miserable vida, incluso cuando estás tratando de relajarte en tu casa, porque sabes que cualquier contratiempo es un handicap en tu carrera por llegar al que quiera que sea tu objetivo, y no te va a dejar dormir. Como mucho podrás desinhibirte cuando veas el fútbol con las pocas personas que todavía te soportan, porque no debes olvidar que toda la gente que has conocido se divide en tres grupos: Estas pocas personas, tus contactos profesionales que son como tú y la larga lista de enemigos que te has creado a base de pisar cabezas.

Pues bien, tengo una noticia. Nunca lograrás tu objetivo, y aunque lo consigas siempre habrá algún problema, algún puesto más alto obviamente dirigido por una persona a la que consideras más incompetente que tú. Tus hijos tampoco van a llegar a nada. O bien van a cumplir ser como tú y te van a odiar hasta el día de tu muerte o se van a ir de casa lo antes posible para no soportarte.

Por último viene mi queja. ¿Tú te crees alguien para darme consejos? ¿Crees poder aconsejarme que me tome más en serio alguna cosa, o que me olvide de alguna otra? Yo no necesito marcarme metas, o tal vez mis metas son tan diferentes a las tuyas que eres incapaz de comprenderlas. Soy feliz con mi vida actual, y dudo que tú puedas decir lo mismo. Entonces, ¿por qué no te callas? Tú has decidido desperdiciar tu vida persiguiendo objetivos que nunca vas a alcanzar, pero los demás no hemos cometido ese error, no nos intentes obligar a hacerlo.

Solución a todos los problemas

Tras mucho reflexionar sobre el problema de la crisis actual, he dado con la solución.

No, no es matar gente, La última vez que lo propuse me llenaron la bandeja de entrada varios fans de lo políticamente correcto y me contaron historias de derechos humanos y otras chorradas similares. No sé que veis de malo en librar al mundo de unos cuantos millones de personas, pero esto es una democracia y hay que atender a los deseos de la mayoría. Hay una solución no tan radical que consiste en aumentar el número de antidisturbios. En este país faltan antidisturbios, es necesario un número 10 veces mayor.

Para los incrédulos, vamos a analizar los problemas de este país y las soluciones que ofrecen los antidisturbios. Para empezar, es innegable su efectividad a la hora de echar a la gente de las calles, para que vaya a los bares a gastar dinero, que es donde deben estar. El sector del calzado deportivo también les debe estar agradecido, por la velocidad a la que hacen correr a la gente. Incluso revitalizaría la construcción, porque la mejor forma de no cruzarte con ellos sería no salir de casa, y para eso primero has de tener casa.

Claro, seguro que muchos estaréis pensando que, debido a la gran cantidad de hematomas y fracturas que causan, van a aumentar el gasto sanitario. Ese pensamiento es erróneo, tal y como ha demostrado la policía de Alicante cuando, tras el atraco a una joyería, presuntamente irrumpieron en un hospital y golpearon a una persona que no era el atracador. Si esto (repito, presuntamente) lo pueden hacer unos pocos policías, imaginad lo que se reducirían las colas en los hospitales si los antidisturbios se dieran un paseo por los hospitales de vez en cuando. ¿Y si quieren denunciar? Tampoco hay problema. La justicia es muy lenta y nuestros antidisturbios muy rápidos. Pueden llegar al juzgado antes de molestar al sistema jurídico.

Y no solo eso. Se puede extender la utilidad de los antidisturbios para todo. Colas del paro, atascos o autobuses repletos de gente, no hay nada que no se pueda solucionar con unos pocos porrazos.

Un país sin remedio

Mucho se habla de la manifestación del 15-M de ciudadanos indignados con no se sabe bien quién qué. Bueno, sí que se sabe. Indignados con los políticos y resto de dueños de este país, lo que parece ser un ente de otra raza.

Lo primero que se le viene a uno a la cabeza es por qué siguen ganando los dos partidos mayoritarios, si toda la población piensa que son más el problema que la solución, si tenemos claro quienes son los culpables, ¿por qué siguen teniendo varios millones de borregos votantes? ¿por qué los grandes directivos son admirados y tienen tanta gente alrededor haciéndoles la pelota?

La respuesta es clara, aunque no la queramos ver ni reconocer. La inmensa mayoría de la población española haría lo mismo si tuviera la oportunidad. En un país en el que aprovecharse de los descuidos del prójimo es considerado un género literario, el honesto es tachado de tonto en la calle. Todo es parte del juego, las teleoperadoras intentan estafarte y debes revisar la factura para ver que no te engañan, has de leerte la letra pequeña de cualquier cosa que vayas a firmar, e incluso los parkimetros están puestos para fastidiar al personal. Claro, todos somos unos ladrones menos nosotros. ¿No?.

Pues no. Porque aquí poca gente se libra, aunque todos queramos pensar lo contrario. Si, por ejemplo, te dan más cambio del que deben en un bar, miras hacia otro lado silbando el himno del Real Madrid y te echas todo al bolsillo. Si la gente tiene la oportunidad perfecta de hacer un “simpa”, pocos serán los que no lo hagan.

Pues eso es lo que hacen los poderosos, solo que a mayor escala. Y no lo hacen a mayor escala porque sean los malos de un libro de Neal Stephenson , sino por un motivo mucho más sencillo: Ellos han tenido la oportunidad y tú no.

Así que, antes de criticar a los chorizos que dirigen nuestros destinos, debes hacerte una pregunta: ¿soy yo mejor que ellos?. Si te quedas con el cambio que te dan mal en un bar, si te aprovechas de cualquier descuido para tu beneficio personal, desde luego que no eres mejor que ellos, pedazo de hipócrita. Si estás entre los pocos que no lo hacen ya sabrás que vas a ser considerado tonto toda tu vida, o al menos hasta que emigres, porque a esas alturas ya deberías saber donde vives.

Estupidez, desgracias e hipocresía.

Se dice que la evolución de los sistemas de seguridad se debe a la necesidad de luchar contra la estupidez humana. Es una batalla perdida, la estupidez siempre gana.

Ya hace varios años, Carlo Cipolla (para vosotros la rima) enunció las leyes fundamentales de la estupidez humana. En ese libro aparecen grandes verdades, como la afirmación irrefutable de que el estúpido es más peligroso que el malvado, porque al menos el malvado actuará en su propio beneficio, le puedes ver venir y puedes tomar medidas contra él. Teniendo en cuenta estas leyes, no hay que subestimar el poder nocivo de Rajoy ni de Zapatero. Nota legal: No les estoy llamando estúpidos a sus señorías. Solamente permito juzgar a los lectores si las acciones de estos dos políticos son inteligentes.

Pero, si hay algo que me enerva tanto como estas actitudes estúpidas, son las de la gente que pretende que sintamos pena por los elementos más deleznables de nuestra decadente sociedad. Siempre que aparece la noticia de una mal llamada desgracia aparece alguien nominándola para los premios Darwin. A continuación, irremediablemente, aparece alguien con la típica frase.

– ¿Pero tú no has cometido errores en tu juventud? Pues no te rías de las desgracias ajenas.

Sí. Todos hemos cometido errores, y algunos los seguimos cometiendo. Pero yo estoy aquí. ¿Por qué?

  • Tal vez sea porque he cruzado semáforos en rojo, pero nunca cuando venía un coche a 120 km/h.
  • Tal vez porque no he bajado a las vías de un tren de alta velocidad.
  • Tal vez porque no me he emborrachado ni he intentado lanzarme a una piscina desde un balcón.
  • Tal vez porque nunca me he atado una salchicha al pene para aparentar que es más grande.

Así que sí, me voy a burlar de ellos. No veo ningún motivo para no hacerlo. Tengo el humor negro muy desarrollado, tal vez sea cierto eso de que el humor negro es como los brazos. Hay quien tiene y hay quien no. Y nadie me va a hacer sentirme mal por reírme a gusto de estos temas. No voy a ser tan hipócrita de simular que me preocupa que gente a la que no conozco se suicide involuntariamente.

Por último, si todavía creéis en la raza humana, os dejo un enlace para que os deis de bruces con la cruda realidad. Eso sí, os advierto que quien entre aquí debe abandonar toda esperanza. Aquí os dejo con la fuente de todo conocimiento. Y no, no hablo precisamente del Pozo de Mimir.

Después de leer esto, ¿realmente creéis que hay que apenarse por la desaparición de unos cuantos?

Por cierto, antes de acabar. He notado que el enlace más visitado de todos los que he puesto en este blog es el de “Belén Esteban” en el nombre del enlace. Con esto no digo nada y lo digo todo.

Sobre la gasolina sin plomo y la sangre

Hace unos años, los gobiernos occidentales tomaron la decisión de sustituir la antigua gasolina por una versión “light”, menos eficiente pero menos contaminante. Lo que hicieron fue, en el proceso de depuración, eliminarle el plomo, que era uno de los componentes más contaminantes. Pronto surgió el problema de qué hacer con el plomo eliminado. Con la solidaridad que nos caracteriza a los occidentales, decidimos devolverlo a los legítimos dueños del petróleo. Eso sí, no sin antes haberlo transformado convenientemente en minas antipersona y armas de largo calibre.

Estamos en un momento en que es difícil mantener un equilibrio entre los países productores y consumidores de petroleo, y es por ello que nuestros gobiernos tienen que tomar decisiones. Con equilibrio me refiero, obviamente, a permitir que en esos países puedan comer casi todos los días, aunque sin excesos, pero a nosotros que no nos limiten la velocidad a 110 km/h. ¡faltaría más!

Todas estas revoluciones que se están montando, sin duda, son un grave problema para nosotros, y nuestros “amados” líderes se han puesto rápidamente manos a la obra. La oferta final será bastante clara: Sangre por petroleo. Ellos ponen la sangre y nosotros nos llevamos el petroleo.

¿Digo con esto que la OTAN va a intervenir en Libia?. Por supuesto que no. Siempre y cuando Gadafi, o cualquier otro gobernante que se ponga en su lugar, haga negocios. Eso sí, sería bastante molesto no invadir Libia ahora, después de todo el dinero invertido en mover a nuestros barquitos.

El único problema al respecto es que ahora se lleva mucho eso de decir que se respetan los derechos humanos. Aparentando respetar los derechos humanos no se puede invadir un país para esclavizar a sus habitantes y robar sus bienes. Para evitarnos tomar la decisión de realizar una invasión que chocaría con nuestro policorrectismo, como siempre, he dado con la solución. Es más sencilla de lo que parece. Todo es cuestión de hacer un pequeño cambio en un documento.

Donde dice

Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros

Se debería cambiar por

Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros. Se excluyen del punto anterior aquellos pertenecientes a países no miembros de la OTAN, salvo que puedan pagarse un buen abogado. Asimismo, las personas sin hogar y todos aquellos cuyos ingresos estén por debajo del primer cuartil en una gráfica normal, se consideran no merecedores de ser protegidos por los derechos humanos. Éstos últimos podrán ganarse la condición de humanos trabajando en el ejército y dando la vida por sus patrias.

Así matamos dos pájaros de un tiro. Podemos invadirlos y nos garantizamos gente para hacerlo.

¿Ficción? No, es lo que estamos haciendo, solo que nunca escucharemos a nadie decirlo en voz alta.

Privacidad en las comunicaciones

Tras el aumento de visitas de estos últimos días, y la cantidad de comentarios que me habéis dejado (y que agradezco), he podido ver la falta de privacidad que tenéis la inmensa mayoría de vosotros cuando navegáis. Para quien lo ignore, vuestra dirección IP queda registrada en todas las páginas a las que accedéis, y con ella se puede saber la zona en la que vivís (o incluso la empresa en la que trabajáis en algunos casos). Esta información es pública en todas las páginas en que visitáis, ya estéis trolleando en blogs, hablando de política en foros o leyendo críticas de restaurantes. Por una vez, y sin que sirva de precedente, en este blog se va a explicar algo útil: La forma de mantener el anonimato en Internet.

Muchos estaréis pensando, ¿para qué, si no hago nada ilegal?. A todos esos les preguntaría: ¿LLeváis un cartel gigante con vuestra dirección cuando salís a la calle? Pues esto es lo mismo. La IP es una parte importante de la privacidad, y no es mala idea protegerla. Y eso suponiendo que no descarguéis nada de megaupload, que tal y como se están poniendo las leyes, dentro de poco irán a por los usuarios.

Por temas de espacio y tiempo, solo voy a explicar la opción más sencilla para navegar de forma anónima usando una herramienta llamada ” Proyecto Tor“. La idea básica de esta herramienta es que, cuando se usa correctamente, se crea una conexión segura entre tu PC y sus servidores, y desde allí a la página de destino. Esto hace que tu anonimato esté protegido, pero los datos que envías siguen siendo interceptables, lo que quiere decir que alguien con los suficientes medios puede ver la información que has enviado, pero no que has sido tú quien lo ha hecho.

La instalación es de lo más sencillo. Voy a explicar la forma más sencilla de hacerlo, donde se incluye una versión de firefox propia, y no se guardan cookies ni contraseñas. A partir de ahí se pueden hacer muchas cosas, pero explicarlas todas haría esto muy extenso, y en la página web del proyecto tienen todas las instrucciones necesarias. Está todo bien estructurado y no tendréis problema para entenderlo, salvo que vuestro inglés sea peor que el de el príncipe gitano.

La instalación es muy sencilla. Diría que está a prueba de estúpidos, pero no sería correcto, no existe ningún sistema tan seguro. Lo primero que tenéis que hacer es pulsar en este enlace.
http://www.torproject.org/download/download.html.en

Descargad el que pone Tor Browser Bundle (English) version 1.3.17. Si hay una versión posterior descargadla, siempre es aconsejable tener la última versión. Ocupa unos 16 Mb, así que no vayáis a darle de comer al perro mientras se instala.

Veréis que pone que se aconseja instalar TorButton, en realidad no es cierto para vuestro caso. Esto se haría para navegar anónimamente con un navegador firefox previamente instalado. Lo que os acabáis de descargar ya lleva un firefox propio con su TorButton incluído y perfectamente configurado. Repito, si queréis algo diferente, en la web oficial explican todo mejor de lo que podría hacerlo yo en varios meses metiendo entradas con los diferentes casos.

A continuación, podéis moved el fichero que se ha descargado a una carpeta fácilmente localizable (por ejemplo C:\programas\buscameSinde), doble click sobre él y siguiente-aceptar-siguiente hasta que haga todo lo que tenga que hacer. Se creará una carpeta llamada Tor Browser, donde tendréis todo lo necesario para navegar con seguridad. El ejecutable que pone “Start Tor Browser.exe” iniciará una instancia de firefox anónimo. Ya está, problema resuelto, a navegar sin miedo.

FAQ

– Puedo usar Tor para hacer ataques DDoS?
No puedes hacer ataques DDoS desde tor, ya que no permite el envío de paquetes UDP. No obstante, aunque se permitieran, no sería aconsejable, porque estarías floodeando los proxys del propio proyecto Tor, y no queremos eso. Si no sabes lo que es un ataque DDoS no te preocupes, eres más feliz así.

– Quiero jugar al pokerstars sin ser identificado, además de entrar en canales de IRC, y… bueno, un amigo de mi primo quiere descargarse películas mediante P2P, y tiene miedo de las multas.

Ah, ¿así que era eso lo que querías?. En primer lugar, este tipo de descargas no son ilegales en España (todavía), pero no está mal ir tomando precauciones para un futuro. Los programas de juegos online llevan demasiada seguridad, y además te la juegas a que te pillen y te baneen la cuenta. No he probado a usar ningún programa de juego online con Tor, pero desaconsejo hacerlo. Respecto al uso anónimo de IRC y P2P, se puede hacer, pero tendrás que perder algo más de tiempo con las configuraciones. Para hacerlo necesitarás leer algo más que esta entrada para configurarlo correctamente. Puedes ir tirando del hilo a partir de la página oficial o a partir de ésta . No te debería llevar mucho tiempo, sea lo que sea que quieras hacer.

– Yo lo que quiero es que mi pareja no se entere de que estoy con otr@. ¿Me sirve el proyecto Tor?
Sí, claro. Salvo el World of Warcraft, todos los inventos de la humanidad han tenido en común que sus creadores pretendían mejorar su vida sexual o evitarse líos de pareja con sus inventos, y este programa no es una excepción. Con la configuración predefinida del navegador que viene con la descarga mencionada, ni se guardan las contraseñas del correo, ni las del facebook, ni hay sniffer que te intercepte las conversaciones. Pero no te dejes el móvil encima de la mesa, porque precisamente ahora está mirando el mensaje que te enviaron este fin de semana. ¡Corre!

– ¿Versión para windows? Si yo uso Linux. ¡Pringaos!
Ya salió “el listo”. En lugar de perder el tiempo diciendo tonterías que no vienen a cuento, deberías haber visto que he enlazado a la página oficial del proyecto, donde podrás navegar con tu preciado Linux o con Android desde tu HTC, Aquí solo hemos explicado la forma más sencilla de hacerlo, para el común de los mortales. El proyecto Tor lleva mucho tiempo en marcha y tiene multitud de opciones, y no voy a pararme a explicar todas. Busca la que más te convenga.

– ¿No llevará un virus?
No. Es código abierto. Si llevara algo extraño ya se habría dado cuenta alguien. Hay muchos frikis con tiempo libre como el que ha dicho antes que usaba linux, y sienten la necesidad de auditar cualquier código que encuentren por Internet. Así que, de haber un virus o un troyano, lo habrían encontrado y difundido para que todo el mundo viera lo listos que son.