Tras mucho reflexionar sobre el problema de la crisis actual, he dado con la solución.

No, no es matar gente, La última vez que lo propuse me llenaron la bandeja de entrada varios fans de lo políticamente correcto y me contaron historias de derechos humanos y otras chorradas similares. No sé que veis de malo en librar al mundo de unos cuantos millones de personas, pero esto es una democracia y hay que atender a los deseos de la mayoría. Hay una solución no tan radical que consiste en aumentar el número de antidisturbios. En este país faltan antidisturbios, es necesario un número 10 veces mayor.

Para los incrédulos, vamos a analizar los problemas de este país y las soluciones que ofrecen los antidisturbios. Para empezar, es innegable su efectividad a la hora de echar a la gente de las calles, para que vaya a los bares a gastar dinero, que es donde deben estar. El sector del calzado deportivo también les debe estar agradecido, por la velocidad a la que hacen correr a la gente. Incluso revitalizaría la construcción, porque la mejor forma de no cruzarte con ellos sería no salir de casa, y para eso primero has de tener casa.

Claro, seguro que muchos estaréis pensando que, debido a la gran cantidad de hematomas y fracturas que causan, van a aumentar el gasto sanitario. Ese pensamiento es erróneo, tal y como ha demostrado la policía de Alicante cuando, tras el atraco a una joyería, presuntamente irrumpieron en un hospital y golpearon a una persona que no era el atracador. Si esto (repito, presuntamente) lo pueden hacer unos pocos policías, imaginad lo que se reducirían las colas en los hospitales si los antidisturbios se dieran un paseo por los hospitales de vez en cuando. ¿Y si quieren denunciar? Tampoco hay problema. La justicia es muy lenta y nuestros antidisturbios muy rápidos. Pueden llegar al juzgado antes de molestar al sistema jurídico.

Y no solo eso. Se puede extender la utilidad de los antidisturbios para todo. Colas del paro, atascos o autobuses repletos de gente, no hay nada que no se pueda solucionar con unos pocos porrazos.

Advertisements